En qué fijarse a la hora de comprar muebles de baño

En el artículo de hoy vamos a hablar sobre muebles de baño y cuáles son los aspectos más relevantes e importantes a tener en consideración en el momento de ir a adquirirlos.

Y es que bastantes personas cuando deciden ir a mirar cualquier mueble de baño, acostumbran a caer en el fallo de mirar primero y después examinar si les sirve para su cuarto de aseo. Esto sucede por el hecho de que no han tenido anteriormente en cuenta los aspectos básicos.

Muebles de baño

Qué debemos tomar en consideración en el momento de adquirir un mueble de baño

Estos son los cinco aspectos básicos a tener en cuenta:

  • Profundidad
  • Anchura
  • Suspendido o bien con patas
  • Distribución
  • Acabados

 La profundidad del mueble

Lo que más nos va a limitar en la elección de nuestro mueble de baño es la profundidad del propio mueble, con lo que debemos tenerlo claro ya antes de salir de casa. De este modo, lo aconsejable es medir el espacio libre para el mueble.

La profundidad estándar de los muebles para baños es de cuarenta y seis cms, aunque asimismo se fabrican con otras medidas más reducidas como cuarenta cms, treinta y cinco cms o bien veinticinco cms.

Lo normal es que no haya inconvenientes en poner un mueble con fondo cuarenta y seis, sin embargo,  a veces el baño es tan estrecho que hay que decantarse por uno de fondo reducido para que no invada la zona de paso. No obstante, no creas que por tener que decantarte por uno más pequeño, debes abandonar la idea de tener un bonito diseño.

La anchura del mueble

Otro factor a tener en cuenta es el ancho del mueble. Los fabricantes realizan múltiples medidas, con lo que hallar uno que nos sirva no va a ser muy complicado. Y es que como hemos comentado en el anterior punto, haz primero los deberes y sal de casa con las medidas ya tomadas. La estándar acostumbra a tener ciento veinte cms, si bien los hay  también más pequeños,  de ochenta, setenta, sesenta y cincuenta centímetros.
Una vez tomadas las medidas, ya tenemos este punto, que es fundamental claro, pues ya sabemos qué muebles pueden sernos útiles por las dimensiones que tienen. Los próximos puntos son ya más cuestiones estéticas y de empleo.

Mueble suspendido o bien con patas

Eso va a tu gusto. De forma tradicional los muebles de baño siempre han tenido patas y rodapié. Hoy en día la mayoría de esta clase de mobiliario ya no traen rodapié (al final acababa absorbiendo agua del suelo y se hinchaba). De ahí que, ahora las patas de los muebles acostumbren a ser metálicas.

En lo que se refiere a la tendencia, se acostumbra a poner el mueble baño suspendido en la pared por los beneficios que presenta, que es entregar mayor ligereza a la vista, tal como facilitar su limpieza.

Eso sí, para ponerlo suspendido precisamos que la pared esté en buen estado. Los anclajes que provee el fabricante son bastante buenos, sin embargo puede darse el  caso de que si los azulejos de la pared del baño no están bien cogidos, el mueble con peso acabe cayéndose. Si optamos por un mueble suspendido siempre y en todo momento es recomendable que los cajones estén equipados con guías con autofreno, para que al cerrar el cajón frene  y no golpee  contra la pared.

La distribución: ¿puertas o bien cajoneras?

Asimismo es esencial tener una idea clara de la distribución que queremos para nuestros muebles de baños. Los hay con puertas, con cajones, con puertas y cajones, con huecos vistos.

Un formato que cumple realmente bien su función es la del mueble con 2 cajones, de extracción total y equipado con guías con freno y cierre amortiguado (similares a los que se emplean en las cocinas). Su ventaja es que podemos abrirlos y ver todo lo que hay en el interior. Además de ver todo lo que tenemos guardado en ellos queda de forma fácil a nuestro alcance. La opción de puertas también es recomendable puesto que se aprovecha mejor el espacio libre.

Los acabados: color, madera, brillo o bien mate

Teniendo claras las dimensiones del mueble en cuestión y la distribución de este ya podemos entrar en los acabados y estética. Un acabado muy extendido es el blanco brillo, que combina con todo puesto que los sanitarios en general habitúan a ser blancos. Podemos encontrar muebles lacados en diferentes colores, con aspecto de diferentes maderas, colores metalizados, texturizados, tapizados, envejecidos, con serigrafías, etcétera

La verdad es que el campo de los muebles baño crea de año en año nuevos acabados y tendencias. Para azulejos en tonos grises quedan verdaderamente bien los muebles que combinan el blanco con color, el roble ceniza, lacado en antracita etcétera.  Para baños alicatados en tono crema o beis una opción alternativa que habitúa a quedar verdaderamente bien es decantarse por acabados en tono madera como el wengué, la acacia, cerezo, chocolate, etcétera

Si tu baño es verde puedes darle un toque más de color con un mueble que combine el verde con el blanco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s