Reforma en el baño: cambiar la bañera por una ducha

Cuando hablamos de reformas, en muchas ocasiones se llega a pensar a lo grande, creyendo que una reforma en el hogar implica mucho ajetreo y alboroto, días enteros de ruido, suciedad y molestias.

Pero no tiene por qué ser siempre así.  De hecho, hoy os traemos como ejemplo una reforma muy concreta y muy útil, como es la de sustituir la bañera por un plato de ducha, que se realiza en un tiempo muy reducido y que implica muy pocas complicaciones.

Reformas sencillas en el baño

Esta reforma se realiza en un margen de entre 1 día y 2. Así que no es ningún problema ni en tiempo ni en dificultad.

Pero en cambio, sí que obtenemos un importante cambio a nivel de diseño, y es que hoy en día tenemos muchas combinaciones posibles a la hora de añadir un plato de ducha a nuestro aseo, siendo los siguientes elementos los más importantes a la hora de pensar en funcionalidad unido al diseño:

  • Plato de ducha
  • Mamparas
  • Grifería
  • Revestimiento de la pared

 

Cabe destacar que es muy importante que elijamos un plato de ducha antideslizante para evitar resbalones y caídas. Y también tener en cuenta el tamaño de la misma: podemos aprovechar todo el espacio que teníamos con la bañera e instalar un plato de ducha con la misma dimensión, o bien reducirla a un tamaño estándar y ganar todo ese espacio para darle amplitud a nuestro baño o añadir un mobiliario nuevo como puede ser un armario para los productos o toallas.

Respecto a las mamparas, las hay tanto transparentes como opacas o de colores. En función del estilismo de nuestro aseo, elegiremos una u otra.

Y es que combinando los 4 elementos anteriores, podemos obtener un sinfín de diseños únicos y personalizados para nuestro plato de ducha. Eso sí, de lo que se trata es de integrarlo con la decoración que tenemos en nuestro cuarto de baño. Tiene que tener coherencia con el resto de la habitación como es el color de la misma, los muebles, los sanitarios, etc. ya que es un elemento clave en el aspecto visual de la estancia.

Por tanto, para obtener el resultado esperado, lo que recomendamos es contratar a una empresa de reformas para que hagan correctamente este trabajo. Aquí hay que destacar la diferencia entre una buena reforma y una chapuza, queriendo el cliente como resultado siempre  la primera opción. Si en tu caso resides en la ciudad de  Alicante, esta es nuestra sugerencia respecto a la empresa de reformas en Alicante, quien llevan 30 años de experiencia en este sector y trabajan de manera profesional, garantizando la mejor calidad y profesionalidad en el servicio.

Anuncios