Rehabilitación y reparación de fachadas afectadas por humedad

El problema de humedad en las fachadas es algo común y habitual, así como  una de las patologías constructivas más difíciles de erradicar,  por lo que se hace necesario tener conocimiento sobre cómo poder solucionarlo para conseguir  que no se vuelva a producir.

Por tanto, para evitar las humedades que proceden de las precipitaciones,  es de gran importancia que las fachadas estén bien diseñadas y construidas, disponiendo de los materiales adecuados. Y aun así, hay que tener en cuenta el mantenimiento de la misma, ya que con el paso de los años puede ir deteriorándose y perder las capacidades iniciales.

Es evidente que el clima no es el mismo en todos los sitios, por lo que la humedad también variará en función de la localización. No obstante, las fachadas tienen que ofrecer una suficiente resistencia a la humedad, debiendo disponer de revestimientos exteriores de baja absorción de agua, así como  barreras intermedias que dificulten el paso del agua como pueden ser los aislantes no hidrófilos o cámaras de aire.

Y en el caso de que las fachadas se encuentren en lugares con importantes precipitaciones, es posible que sea necesario además de lo ya mencionado en el párrafo anterior, la disposición de revestimientos exteriores estancos, cámaras de aire ventiladas con recogida y evacuación de agua, etc.

Para mejorar aún más el proceso, es importante también reforzar los puntos singulares a través de zócalos de protección de salpicaduras en el edificio, así como sellados en los encuentros del muro con la carpintería, o alfeizares en ventanas.

Respecto al mantenimiento del que hemos hecho alusión antes, es necesario llevarlo a cabo de forma periódica con el fin de evitar daños más importantes. De esta forma, la reparación o rehabilitación de la fachada será menor si se lleva a cabo un correcto mantenimiento de la estructura y de la construcción, así como de sus diferentes elementos, tanto respecto a la limpieza y saneado, como a la reparación de pequeños desperfectos.

Por tanto, si se observan pequeñas grietas, fisuras o roturas en la fachada del edificio, estas pueden ser la causa de que se produzcan las humedades, por lo que es importante llevar un control y seguimiento de las mismas.

Detalles constructivos para la Rehabilitación y reparación de fachadas afectadas por humedad

Nosotros te proponemos este completo pack  de detalles constructivos donde se tratan las distintas patologías surgidas por la humedad y que afectan a las fachadas. En este manual se hace distinción entre las humedades por condensación, las humedades por filtración y las humedades por capilaridad, y donde se ofrecen  las distintas propuestas de reparación para dar solución a  cada uno de estos casos. Por tanto, se analiza la patología, se ofrece la solución constructiva y se determina el proceso constructivo a seguir.

Anuncios